domingo, 25 de octubre de 2009

XI Randori Infantil de Clubes “Copa Diputación de Ourense"


Ayer, 24 de octubre nos fuimos a Ourense junto con otros clubes de Galicia y Portugal para participar en este torneo por equipos de carácter educativo y de exhibición. Cada grupo estuvo formado por 10 pesos diferentes que rivalizaban contra el peso correspondiente del equipo opuesto y una vez realizados estos diez combates individuales terminaba esa ronda y se pasaba a la siguiente. 
Adrián Ríos Sobrado, Alberto Carrera Salgado, Alberto Veiga Pérez, Andrés Muruais Ara, José Gálvez Fernández, Álvaro Pensado Fernández, Adrián Pereiro López, Sara Iglesias Rey, Teresa Gálvez Estévez y Óscar González Escudero guerrearon las 3 rondas que nos habían correspondido con el Orense-2, Senra-1 y Orense-1 respectivamente, en luchas con tiempos estipulados 1´30” cada uno y arbitrados por los propios entrenadores de los clubes, siendo las reglas un poco diferentes a las propias de un torneo normal y corriente. Aunque pareciera un combate ordinario, con sus puntuaciones y valoraciones pertinentes, éstas eran de carácter informativo: cualquier acción de ippon no paraba el transcurso del randori sino que era continuado hasta finalizar el tiempo propuesto. De esta manera la seguridad y las técnicas ejecutadas correctamente eran el objetivo prioritario a alcanzar por organizadores y participantes en este torneo, los judokas perdían ese miedo a soltarse en combate, atacando y defendiendo de manera mucho más suelta y natural.
Por nuestro lado, profesores y delegado, hemos dado buena cuenta del trabajo desarrollado por los nuestros. Estamos a principios de curso pero ya vemos que algunos no han olvidado los momentos de calidad y que también hay mucho por corregir, mejorar y aprender.
Por último, reconocer el gran trabajo de judokas y voluntarios, agradecer a la organización y al resto de entrenadores el magnífico trato y el apoyo y la colaboración prestados por los padres que hasta allí se han desplazado. 

Fon y Fran
Foto: Rui Ferreira

domingo, 18 de octubre de 2009

La pena del arbitraje


Cada vez que voy a un torneo de judo me doy cuenta de lo poco agradecido que es ser árbitro. Alguna vez cuando he hecho los cursos y cuando he tratado de serlo yo también, me he dado cuenta de que es una de las figuras peor valoradas.
Mucha gente se pregunta el porqué de la escasez de miembros en el colectivo arbitral y a muchos otros se les llena la boca desde fuera demandando profesionalidad, porque los árbitros “no tienen ni p... idea” y que tienen que entrenar más y blablabla.
La gente sigue comportándose en las gradas y en las sillas de entrenador como verdaderos hooligans, echando la vista atrás hago memoria y me avergüenzo de mis propios comportamientos, quizá yo he sido el peor crítico de este estamento.
Tampoco estoy aquí defendiendo que todos los que se dedican al tema en cuestión sean unos santos varones y santas mujeres o infalibles, pero lo que sí debo añadir es que tienen un mérito digno de halago.
Sentado en la grada del pabellón de los Remedios, el sábado pasado, he visto y oído cosas que clamaban al cielo.
Uno puede tener toda la razón del mundo, que cuando protesta como un energúmeno, o insulta a los árbitros o les falta al respeto, ya la pierde de un plumazo. Algunos otros siguen comportándose de modo que demuestran que tienen ganas de que retiren otra vez las sillas a los entrenadores, porque si no, no me explico.
Y en las gradas... sintiendo vergüenza ajena, sigues escuchando perlitas del estilo: “yo no tengo mucha idea, pero a ese árbitro había que darle una paliza”, o “que no vuelva a arbitrar jamás” y ante este tipo de “lumbreras” lo que me da por pensar es que cuánto talento hay desperdiciado en las gradas, pena que todos esos señores y señoras que hablaban a dos carrillos no se pusieran el traje y se enfrentasen a esa labor tan poco valorada y dejasen de pensar que los árbitros son los malos y además tienen la poca vergüenza de lucrarse, como si estuviesen enriqueciéndose a base de grandes emolumentos, cuán diferente es la realidad.
La mayoría de los críticos irracionales, no conocen el reglamento, no saben lo difícil que es acertar siempre a la primera, no entienden que como árbitro te dé igual quién gane, y que cuando animas a alguien, siempre te parece que debería haber ganado, no es lo mismo ver una técnica en una fracción de segundo y dar una respuesta sin equivocarse que hacerlo detrás de un vídeo e incluso a veces en una grada y con perspectiva y sin ningún tipo de presión externa.
Como sigamos así, vamos a tener que traer a los árbitros de fuera.

elo

jueves, 15 de octubre de 2009

La A. D. Miguelito estrena logotipo



De aspecto ágil y divertido y con el único atuendo de una M como cinturón, la Agrupación Deportiva Miguelito ha estrenado la nueva cara de su conocido logotipo de la pieza de puzzle con un merecido rejuvenecimiento tras su constante labor en pro del judo a lo largo de los años.
Desde aquí le deseamos la mayor de las prosperidades en esta nueva etapa, que de seguro vendrá acompañada de la ilusión y el excelente trabajo que le caracteriza.