lunes, 15 de agosto de 2011

Hay más vida...

Tras encontrarme en la calle a dos alumnos de judo, y charlar con ellos un ratillo, me contaron ilusionados que están a puntito de comenzar el curso en la universidad.

Pensándolo después, y añadiendo la frase que el otro dia aparecía de Óscar Peñas en un artículo que publicaron tras su visita al gimnasio de mi amigo Óscar Fernández, el gran judoka avilesino, Peñas decía que "hay que ser muy bueno para vivir del judo" asi que empecé a pensar que con la maldita crisis, excusa para todo últimamente (y sin esa excusa también) me alegro profundamente cuando veo que mis alumnos (y a la vez amigos) se siguen formando para tener un futuro en el mercado laboral.

Entre mis compañeros tengo un licenciado en Ciencias del Deporte, un muy próximamente Doctor en Bellas Artes y un brevemente también Ingeniero Técnico Industrial.

A mayores, diplomada en Maestra de Educación Infantil y Educación Física, una Doctora en Medicina, un Fisioterapeuta y Osteópata, un licenciado en Bellas Artes y estudiantes en varias carreras:

Matemáticas, Fisioterapia, Ciencias Criminalísticas, Educación Social, Historia del Arte, Derecho y la cantidad de ellas que no sabré...

Me encanta ver que la gente no sólo se forma en judo, que hay más vida después del tatami.

Suerte a todos con vuestros estudios y trabajos.

elo

  

KEIKO FUKUDA, JUDAN, un ejemplo a seguir

La semana pasada me enteraba de que a la señora Keiko Fukuda se le otorgaba el 10º dan en judo (Judan) y entraba en la historia como la primera mujer en conseguir este "teórico" máximo grado, a la nada despreciable edad de 98 años.

Se supone que para que se te pueda otorgar este reconocimiento, tienes que permanecer en activo, y aportar al judo una dedicación casi exclusiva, la señora Fukuda, emigrada a San Francisco (USA) en 1966, acude a su dojo exclusivamente femenino Noe Valley, tres veces a la semana, y alli comparte sus conocimientos con sus alumnas.

En el video "Be strong, be gentle, be beautiful", un documental sobre su vida, reconoce que el judo ha sido su matrimonio, su destino y aun asi no esperaba que el camino para obtener su sueño, fuera tan largo.

No olvidemos que Kodokan, creado en 1882, hasta no hace mucho tiempo, no concebía que las mujeres alcanzasen más allá de 5º dan, nivel que Fukuda obtuvo en el año 1951, lo que según palabras de la maestra, era el sexismo de Kodokan y la mantuvieron 30 años en ese grado.

A dia de hoy es la única discípula del fundador Jigoro Kano que sigue viva y en activo. Comenzó a practicar judo a los 21 años, en una sociedad donde el judo y el concepto de la mujer y sus dedicaciones, distan mucho de los de ahora.

Congratulations Ms. Fukuda. Un ejemplo para todos.

(El dia 9 de febrero de 2013, falleció en su casa de San Francisco, USA, a los 99 años de edad. La casi centenaria judoka, fallecía habiendo logrado un hito para la mujer en el judo, consiguiendo que la federación de su país (USA) tuviera el acierto de otorgarle un 10º dan, Kodokan ya la había promocionado a 9º dan y por ello cinturón rojo en 2006. Mis respetos a esta gran maestra y pionera del judo. Se nos fue la única alumna directa de Jigoro Kano que permanecía con vida. D.E.P.)

elo