domingo, 21 de febrero de 2010

Xoga Judo 2010


Como viene siendo habitual por estas fechas se celebró el campeonato escolar de judo 2010 que este año modifica su nombre por el de Xoga Judo, cuando hasta este año estábamos más acostumbrados a la denominación Judo en Edad Escolar.
Esta jornada abarcaba a niños con edades comprendidas entre los 10 y los 13 años.
El nombre de Xoga Judo nos puede sugerir que de algún modo los niños no vienen a este campeonato a hacer judo sino más bien a hacer “judito” o a “jugar al judo”, el reglamento presenta una modificación importante para que los niños puedan practicar su deporte preferido con la máxima seguridad y éstos comienzan a tomar contacto con la competición de una manera divertida.
Ahora queremos reflexionar sobre el porqué de estos cambios, recordemos que en el judo de adultos existen numerosas acciones técnicas, tácticas y condicionales que dado el desarrollo del niño en estas edades, de realizarlas del mismo modo podrían perjudicar su desarrollo normal. Por lo tanto un gran número de técnicas y partes del reglamento son modificadas y adaptadas.
No olvidemos que muchos niños van a este campeonato como primera toma de contacto cuando aún llevando muy poco tiempo practicando judo y para hacer sus primeros pinitos compitiendo.
Los niños en este tipo de competiciones deberían hacer sus combates, conocer a un montón de judokas que como él practican su deporte preferido, aprender poco a poco a competir pasándoselo bien y sobretodo deberían empaparse de los valores que reinan en una competición de judo, es decir, respeto por mi adversario, buenas maneras a la hora de comportarse y aplicar los conocimientos aprendidos entrenando.
Ahora bien el judoka no sabrá poner en práctica estas cosas si todos los que vamos al xoga judo no jugamos a lo mismo, ésta es una labor más (aunque no por ello menos importante) del día a día del entrenador.
Aunque tras el campeonato se hayan podido observar ciertas actitudes en algunos niños que pudieran chocar con la filosofía expuesta anteriormente (niños con cara de contrariedad, otros levemente lastimados y otros algo más revoltosos…) nosotros los entrenadores trabajamos para que dichas actitudes cambien, formando parte de la formación del judoka no sólo deportivamente, si no también en educación, valores, comportamiento social… pero éstas son labores complejas que requieren su tiempo.
Seguro que con este tipo de prueba, todos conseguimos aprender un buen puñado de cosas y llevamos el judo hasta una perspectiva social más popular y hacemos de nuestro deporte una práctica cada vez más segura, divertida y enriquecedora.
No podemos olvidar que la importancia no está en que el chaval sea o no primero ahora, si no que se forme y llegue a empezar a ser un campeón cuando sea más mayor y pueda despuntar a otros niveles.
No debemos ver estos encuentros como competición, sino como una aproximación ligera a la misma, una adaptación sin ir más lejos. Si todos seguimos ésta filosofía sin prisas y con mucha comprensión, nos daremos cuenta de que en estas etapas formativas está la semilla de muchos futuros prometedores en el ámbito deportivo y de competición.
Enhorabuena a nuestros peques por sus actitudes, por su valentía y su saber estar, vuestros profes estamos muy orgullosos del trabajo presentado.
Ahí va una pequeña reseña de los resultados obtenidos, todos ellos muy meritorios:

Ramón Gaspar, 4º puesto
Carolina, 3er puesto
Alba, 3er puesto
Iria, 2º puesto
Uxía, 2º puesto
Isidro Alberto, 1er puesto
Andrés, 1er puesto
Adrián, 1er puesto

¡A seguir en esa línea, para nosotros ya sois todos unos campeones!
Fon