lunes, 5 de febrero de 2018

Trabajado 7º puesto en el Junior para Pablo

Ayer en Santiago, con una temperatura poco confortable, acudimos a pasar el día al Pabellón de Santa Isabel donde, por la mañana, teníamos representación de estamento arbitral con JuanAl y con Fran, y yo mismo como representante técnico del club para el reciclaje de árbitros. Allí nos comentaron los cambios del reglamento desde el 1 de enero de 2018, que venían recientemente desde la comisión en el congreso nacional.

Tras una mañana de formación y refresco de conceptos, Pablo ya pasaba por báscula para dar los -66 kilos de cara a la competición que se disputaría por la tarde en el mismo pabellón.

Después de comer, nos fuimos a la gélida instalación. Mientras JuanAl y Fran se preparaban para su trabajo arbitral y Ramón calentaba con Pablo, yo me dedicaba a cotejar posibles cambios con respecto a los sorteos previamente publicados. Finalmente serían 24 los competidores en la categoría masculina de -66 kilos, la más nutrida de todas las que entraban en competición con mucha diferencia.

Tras un calentamiento de más de 45 minutos (falta hacía) a las 16:00 horas comenzaría el campeonato. Pablo saldría en el encuentro número 5 en el tatami 2.
Salimos intentando ir enchufados, unos minutos más tarde. La ronda de 16avos de final esperaba inexorable y era un todo o nada, el seguir o el quedarse fuera de competición en primera ronda. Pablo disputaba un combate duro con un rival con más envergadura que él, pero lo solventó sin demasiados problemas, marcaba dos wazaris y pasábamos la ronda.

En octavos esperaba otro difícil competidor, que a la postre sería el subcampeón de la categoría, y pese a un buen inicio un pequeño error táctico de posición permitía al rival aplicarle una proyección muy potente a Pablo, que no pudo hacer nada por frenarla, y que le costó el ippon en contra. Fuera en octavos y a esperar la repesca.

Los combates que siguieron mostraron el altísimo nivel y la dureza que iba a presentarse el resto de la tarde.
Ya estábamos esperando repesca cuando el siguiente rival de Pablo se lastima un tobillo y no puede seguir la ronda de repesca. Para Pablo el 9º puesto se solventaba sin competir, con una baja por lesión, y seguíamos avanzando hacia el bronce.

Entramos en siguiente ronda, en la previa al bronce, a disputar un combate complicado con un rival que Pablo ya había vencido con anterioridad en Liga. Aunque conocido, no por ello fácil. Tras una decisión arbitral, posteriormente corregida tras el visionado del sistema Care, casi quedamos fuera en los primeros compases. Pablo se rehizo y consiguió arrancar un buen wazari, la cosa mejoraba y tomábamos ventaja, pero su rival se consigue sobreponer y marca proyección para igualar el marcador a wazari. En la caída Pablo se golpea la espalda y se duele, el rival lo inmoviliza y le vence en inmovilización sin que Pablo pudiera hacer esfuerzo por librarse. Finalmente 2 wazari a 1 y Pablo se queda a un combate del metal.

7º meritorio y muy peleado puesto que nos hace quedarnos con ganas de más pero valorar muy positivamente el desempeño y el esfuerzo titánico de nuestro Pablo. Dimos la enhorabuena y ánimos a los rivales directos y se acababa nuestra participación en este campeonato junior. 7º puesto de 24 participantes y la mira ya puesta en próximas citas.

Poco después se disputarían las finales y al acabar la tarea arbitral de JuanAl y Fran dimos por cerrada la jornada en Santiago con la vuelta a casa.

Gracias por vuestra implicación, trabajo y esfuerzo, equipo, seguimos sumando experiencia arbitral y participando y luchando en los tatamis. Enhorabuena.

Elo.